En neutro

Ya mis poemas han dejado de contar mi historia. No les sé el título, no les conozco un nombre.

Alguien pregunta por quién escribí y giro a un lado a ver si un amigo me salva con la respuesta.

Yo misma los leo y me sorprendo en ocasiones, como si fuera la primera vez.

-¡Cuánto has sentido!, me digo perpleja y me lleno de ganas de abrazarme fuerte.

No podría asegurar en este momento que ha llegando el tiempo de cantar victoria sobre ese nombre que aún me persigue, me acompaña y me despierta.

Solo que ahora se ha quebrado el vínculo que mantenía atados presente y pasado.

Y los recuerdos que me vienen a la mente, son más parecidos a los sueños sin sentido, a esas visiones extrañas que uno no sabe ni de dónde llegan.

Todo esto he pensado mientras se apagaba la luz verde del semáforo y veía reaparecer la roja.

Las imágenes fantasmas se alejaron inmediatamente, en el mismo instante en que fueron llegando.

Así están. Vienen y se van, vienen y se van. Como las olas de los mares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s