Si tuviera que escribir

Sigo sin ver otras piernas que no sean las tuyas,

ni otras manos,

ni otro vientre,

a decir verdad,

prácticamente, ya jamás me fijo en nada…

y si tuviera que escribir

otra vez

sobre ti

no hablaría ya de tus dedos o tus dientes,

mucho menos de lunares en tu cara…

hablaría más bien

-y sería urgente-

de cuánto me gustaría pasar

aunque fuera

una sola noche más

en tus labios almohada.

Te amo

más allá de para siempre,

nuestro siempre

que me dio las mejores noches

en los peores días.

Y que ahora que ha pasado algo de tiempo

todavía

me hace extrañarte,

pero hacerlo ya parece menos agonía.

Porque no te espero y esa es la gran diferencia…

aunque te ame como ayer

y quizás un poquito más.

Un poquito más

con cada día.

Anuncios