VALIENTE

A continuación diré una frase cliché: hay héroes que no tienen capa. Yo conozco a varios pero en particular a uno: mi papá. Jamás lo escribo, jamás lo digo y creo que es hora de acabar con el “jamás” porque no se sabe nunca cuando dejará de ser opción decirlo o no. Así, pues, aprovecho esta ocasión en que puedo.

Tengo recuerdos de él, de cuando era niño. Los tengo porque sus historias, que no son fáciles de escuchar, ya que habla poco del pasado, me tocaron el alma inmediatamente después de que llegaron a mis oídos. Y se quedaron ahí. Así que lo recuerdo como si lo hubiera visto.

Lo veo chiquito, jugando con su perro Otelo, comiendo mangos que él mismo tomaba de las matas, yendo al colegio con su hermanito mayor. Ayudando a su mamá en cualquier cosa, leyendo con su abuelo Esteban, soñando con una pistolita de juguete.

Lo veo un poco más grande, frente a un libro y una vela, con su amor por la lectura, tal vez soñando sin darse cuenta de que lo tenía prohibido. Seguro que ya se lo habían dicho y seguramente, también, escuchó con respeto y lo asumió como una opinión, solo eso. Quizá porque nació sabiéndose águila aunque le dijeran polluelo.

No se dejó cortar las alas porque sabía que podía volar: estaba en su naturaleza. Siguió soñando, siguió creyendo. Se subió en la primera montaña que apareció y se lanzó al vacío. Y lo logró, voló. Y las alas le alcanzaron para recorrer el mundo, para aprender cinco idiomas, para hacer cinco carreras. Fueron suficientes para volver con su madre y reportarse como el hijo que no olvida, que agradece, el hijo que crece para dar la mano desde arriba y ayudar a subir.

El café es lo que corre por las venas de mi padre –de todas las cestas que cargó cuando muchacho en la hacienda del abuelo. No es azul su sangre, es mejor, de la más noble. Tiene la sangre bendita de los valientes, de los que se atreven a soñar y lo hacen, sueñan. De los que logran sus metas, de los pensadores, de los sabios. De los buenos, de los que lloran por el dolor ajeno. De los que creen en la gente pero sobre todo, de los que creen en ellos mismos.

Gracias por el ejemplo: seguir soñando, seguir luchando, seguir creyendo. Siempre seguir.

Anuncios

2 comentarios sobre “VALIENTE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s